Descubra Nuestra Historia

Chef Mauricio Acuña

Chef

Mauricio Acuña

Nos remontamos a la primera picantería abierta por mi abuela Rosa Gordillo de Acuña en el Centro de Quito,  en las calles Flores y Sucre esquina en los bajos del antiguo sindicato de Choferes, corren los años 1947 y empieza nuestra tradición entre los fogones.

La abuela Rosa manejaba bien la tulpa, un gran fogón donde los caldos y platos de chancho atraían . Con el tiempo y sus 10 hijos a cuestas, la abuela pasó el oficio a mi tío Jaime Acuña, quien convirtió el negocio en un emporio en La Ronda por los años 60, con ventas de pan desde la madrugada, ceviches de ostión en vaso a las 11:00, almuerzos al medio día, sánduches de pernil por las tardes y caldos por las noches.

Posterior a ello, mi madre de origen cuencano, entra en escena en 1978 cundo empieza a tomar fama por sus tartas con pastillaje de azúcar y que por esos azares de la vida, es invitada a proveer el servicio de catering al recién estrenado Banco del Pacífico, en los años noventa, más de 1.000 personas se alimentaban de su mano.

Así empecé, entre la sazón de la picantería de mi abuela, el negocio creciente de mi tío y el servicio de catering de mi madre. Trabajé como aprendiz en el Hotel Colon mientras me formaba profesionalmente en la universidad y con el apoyo de mi padre, partí a especializarme en la Escuela de Cocina de Sevilla en España.

Sabía que tenía que volver, sin embargo alargué mi estancia algunos años más en Europa cocinando en los mejores restaurantes con grandes exponentes de la cocina mundial.

En la actualidad la cocina continua siendo mi pasión, la herencia de los sabores que están en mi memoria, el resultado de tres generaciones de cocineros y mi identidad, ha dado como resultado una propuesta gastronómica que conjuga la tradición con la innovación.

“Salnés es una picantería puesta al día donde encontrarás felicidad que es lo que me ha dejado este recorrido”

Mauricio Acuña